Entradas

Una paz que sangra

Imagen
                            Foto: San José de Apartadó y sus veredas. En esta región el paramilitarismo es el que controla, somete y asesina. La paz nada que llega.   Las agresiones y la represión contra nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó y contra la población de nuestro entorno son sistemáticas y continuadas en el tiempo, bajo el modelo del sometimiento. Los paramilitares circulan sin ningún impedimento por nuestros territorios, intimidando, amedrentando y asesinando sin piedad alguna a quien consideren obstáculo para sus planes perversos. En días pasados y en hechos bastante oscuros y perversos, fueron hurtados documentos e información sensible de nuestra Comunidad de Paz y de otras organizaciones que nos acompañan, en un contexto bastante delicado de represión sistemática y amañada que no tiene otro objetivo que el de exterminarnos. Algunos líderes de Juntas de Acción Comunal del corregimiento de San José, tal vez permeados por el modelo paramilitar o sometidas p

Paro armado, la vergüenza del Gobierno

Imagen
  Nuevamente, nuestra Comunidad de Paz, acude a la humanidad y a la historia para dejar constancias de nuevos hechos perpetrados conjuntamente entre paramilitares y Estado.   Nuestra región, continúa en un círculo vicioso donde el estado y el paramilitarismo es la principal droga que; somete, amenaza, tortura, controla y mata la vida social y campesina. Es la voz del paramilitarismo la que se impone a todas anchas, en la cual toda la población debe obedecer sus directrices o asume las consecuencias. ¿Hasta cuándo el Gobierno va a permitir que se siga controlando al que humildemente cultiva la tierra para el sustento de sus familias y del país? Es una vergüenza, estos gobiernos de turno, tras sus mandatos, dejan cientos de miles de violaciones al derecho internacional humanitario, entre ellos, los líderes y lideresas asesinados en los últimos meses en el país, quedando las víctimas condenadas al olvido y a la impunidad absoluta. ¡Que dolor!   Hoy, el paramilitarismo sigue sien